"La normalidad sólo existe en las mentes poco imaginativas". - H. P. Lovecraft

lunes, 7 de enero de 2013

Una caja de resistencia 2.0 para afrontar multas y denunciar abusos policiales

 
 
Los afectados, organizados en la asamblea de Arganzuela (Madrid), han puesto en marcha una iniciativa de recogida de fondos en internet con la que han logrado recaudar, en menos de 48 horas, más de 2.000 euros. 
 
Ejercer desobediencia civil para detener un desahucio, protestar por la actuación policial en medio de una carga, participar en encuentros del 15-M, protestar en una concentración pacífica, o simplemente estar en el lugar equivocado en el momento equivocado. Estos son los casos que denuncian cinco activistas del 15-M por los que recibieron, cada uno, una multa de 300 euros durante las protestas de los últimos meses.

En lugar de afrontar dichas sanciones de manera individual, los afectados, organizados en la asamblea de Arganzuela (Madrid), han puesto en marcha una iniciativa de recogida de fondos en internet con la que han logrado recaudar, en menos de 48 horas, más de 2.000 euros. El primer día, la caja de resistencia 2.0, ha logrado el 95% del objetivo que se habían marcado.

La iniciativa surgió como una forma de responder a la “indefensión” de mucha gente que está sufriendo, de manera individual, la “represión” que suponen estas multas a gran escala. Según Álvaro F. Heredia, miembro de la asamblea de Arganzuela, “mucha gente tiene multas a sus espaldas, y las cajas de resistencia tradicionales no son suficientes, así que decidimos usar las nuevas tecnologías”. “Parece que a la gente le cuesta más bajar a la asamblea o a un evento de solidaridad, pero dar una pequeña cantidad desde casa a algo con lo que estés de acuerdo es más accesible, así que creemos que las dos cosas se complementan”, explica.

Insumisión o pago colectivo

Una de las críticas que más se han oído ante esta iniciativa ha sido la de que lo más correcto no es organizarse para pagar las multas, sino para desobedecer y negarte a hacerlo, algo que comparten los impulsores de Sus multas no nos paran.

“Estamos de acuerdo en que quizás es más potente la insumisión, pero no todo el mundo se la puede permitir. Es un arma muy potente de lucha, pero no podemos dejar a gente fuera que no se la puede permitir, no vamos a dejar que afronten el problema solos”, alega Heredia.

Denuncias colectivas contra los abusos policiales

La intención de la asamblea es que la iniciativa sea replicable a otros grupos e iniciativas y, de hecho, han recogido ya varias propuestas. Entre ellas, se encuentra la de financiar de manera colectiva campañas de denuncia contra abusos policiales, emulando al colectivo 15mPaRato, que ha logrado sentar en el banquillo al ex presidente de Bankia, Rodrigo Rato.
“La recogida de fondos para pagar las multas lo hicimos a modo de prueba, para ver cómo respondía la gente antes de hacer algo más complejo, pero ahora vamos a apuntar a los responsables policiales de los abusos durante las manifestaciones, entre ellos a [la delegada del Gobierno en Madrid, Cristina] Cifuentes”, asegura.

Más de 200.000 euros en multas en menos de dos años

El movimiento 15-M, desde mayo de 2011, ha sufrido centenares de expedientes sancionadores sólo en Madrid, según recoge la comisión de Legal Sol, formada por los abogados que dan cobertura jurídica en las manifestaciones. En total, los letrados del 15-M estimaron que las multas recibidas por activistas en la capital ascendían a 225.600 euros en octubre de 2012, una práctica que se “está convirtiendo en sistemática”.

Para Legal Sol, ésta es una “represión de baja intensidad”, que disuade a los manifestantes y evita la incómoda visibilidad de las cargas policiales, “con características propias pero tan indeseables como la de cualquier otra técnica represiva de la disidencia”.

Enlace con el artículo

No hay comentarios:

Publicar un comentario